Cómo reparar arañazos en el coche

Cómo reparar arañazos en el coche

Cuidar la apariencia del coche es tan importante como cuidar sus funciones internas. La pintura del vehículo suele verse afectada por diferentes agentes, como reacciones químicas por uso de productos erróneos, excremento de pájaros o agresiones superficiales accidentales. A continuación, puedes ver algunos buenos consejos sobre cómo reparar arañazos en el coche y devolverle su imagen impecable:

Tipos de arañazos en coches

Antes de abordar las soluciones, es primordial identificar el tipo de problema que arruina la pintura del coche, ya que los métodos para reparar arañazos pueden variar:

Arañazo poco profundo

Es un arañazo fácil de manejar, que solo afecta la capa de barniz de la pintura en el vehículo. No existe riesgo alguno de oxidarse las capas internas, por lo que, un pulido suele acabar rápido con el arañazo.

Arañazo profundo

El arañazo suele afectar el esmalte y las capas que están por debajo del barniz. Este tipo de agresión implica un riesgo de oxidación del metal, además de ser visible. En estos casos, es necesario aplicar una capa nueva de pintura en la zona afectada, lo que permitirá disimular el rayón.

Arañazo muy profundo

Hay que cuidar de los arañazos profundos porque sobrepasan las capas de pintura y la protección del acero, permitiendo que la humedad oxide el material y termine por corroerse.

Tipos de arañazos en coches

Métodos sencillos para reparar arañazos en el coche

Dependiendo del nivel de daño recibido en la pintura del coche, existen diferentes métodos sencillos para eliminar los arañazos. Algunos de ellos son:

Pasta para reparar daños superficiales

La pasta comercial para eliminar rayones superficiales en la pintura del coche es eficaz. El producto es menos agresivo que los disolventes y, dependiendo de la marca, aporta el beneficio de protección a la pintura. La pasta se aplica sobre la zona afectada con un paño de microfibra, sin frotar con mucha fuerza. Antes de que el producto se seque, se debe retirar el sobrante con otro paño.

Desengrasado

El desengrasado es el método más común para reparar arañazos en el coche, sobre todo en aquellos que no han superado las capas de barniz. Con un paño de microfibra, frotar el desengrasante sobre la zona arañada y esperar a que se seque. Lo recomendable es prestar atención al tipo de desengrasante porque si es muy fuerte y el arañazo es superficial, sus químicos son capaces de eliminar el brillo. Si ese es el caso, será necesario restituir el brillo de la pintura con un pulido.

Pulido 

Para los roces poco graves en la pintura de la carrocería, el pulido es una solución rápida y eficaz. El método se lleva a cabo con una pulidora, se le aplica una pasta de pulir de acción inmediata y se frota sobre la zona dañada. Para complementar el proceso, se le aplica un abrillantador para que la pintura del vehículo recupere su brillo original.

Lijado y pulido

A diferencia de un arañazo por el roce de las llaves contra la cerradura, que es sencillo, un roce mucho más profundo, que afecte el barniz, puede ser tratado con un lijado. Este método es útil para rebajar la textura del roce y con el pulido se elimina por completo. Sin embargo, aplicar el lijado implica de ciertas precauciones:

  • Utilizar un grano de lija fino: en el mercado se encuentran productos para granos P-1500 hasta P-3000. La selección de compra dependerá de la magnitud de la raya en la carrocería.
  • Controlar el avance del lijado: con cuidado, hay que evitar que la lija alcance las capas de pintura internas, porque de lo contrario se necesitará pintar nuevamente la zona para reponerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.